La seguridad como rutina

Hay una escena de “Entre Copas” -fenomenal película- justo al principo en la que se ve a Paul Giamatti conduciendo su Saab cabrio en la autopista y haciendo el crucigrama con el periódico apoyado sobre el volante. Levanta la vista de vez en cuando, pero él, a lo suyo.

Es evidente que para él eso es un acto rutinario, pues a pesar de la imprudencia que comete, se le ve que maneja la situación con cierta soltura. Ha incorporado un hábito nefasto a su conducción.

Igual que el personaje de la película, muchos conductores de nuestro entorno fuman, hablan por el móvil, se peinan, comen, beben, se magrean con la/el amante, etc, por pura rutina. Lo grave del asunto no es tan solo la acción en sí, sino que ésta ha sido incorporada como hábito y, por lo tanto, la sensación de culpabilidad se difumina tras penosas justificaciones del tipo: “yo siempre he hecho esto y nunca me ha pasado nada”. Al convertirse en hábito, además, resultará mucho más complicado que desaparezca de sus conductas.

De ahí la importancia de una buena rutina al volante. Además de eliminar las conductas anteriormente citadas, debemos procurar incorporar otras que serán muy beneficiosas. Por ejemplo: aprovechar que vamos a lavar el coche para mirar las presiones de los neumáticos; comprobar cuando entramos o salimos de un túnel la posición de las luces (los que no tengan sensor de luces); mirar con más frecuencia los retrovisores -todos, el derecho incluido-; conocer  bien el coche que conducimos -¡dónde están los limpias en este coche!?!-…

Todo ello no es una cuestión de capacidad, sino de voluntad. Así de tristemente fácil es.

Bienvenidos al blog de Seguridad vial en ebuga

Empezamos el blog de la comunidad SafetyRoad. Esperamos que lo disfrutéis!

Preguntas frecuentes | Contáctanos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies | Herramientas de SEO

© BINT